Alivio, no euforia

La vacuna de Pfizer no solo ha disparado la cotización en Bolsa del gigante farmacéutico, sino que ha propagado una sonrisa de alivio entre los expertos y el público, bien necesaria tras ocho meses de angustia y penalidad. Una vacuna que proteja al 90% de la población que la recibe es más de lo que esperaban sus propios creadores, y desarrollarla en menos de un año, y además con una técnica novedosa, puede considerarse un hito biotecnológico. Hasta ahí todo bien, pero el alivio no debe convertirse en euforia –para eso ya están los mercados—, porque quedan cuestiones sustanciales por aclarar y problemas graves por resolver.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!