Alemania duplica a España en ayudas ilegales a empresas

Alemania, la «locomotora» europea; el ejemplo de buen hacer, de reformas, de liderazgo. El espejo en el que mirarse en productividad, empleo, riqueza… pero no así en competencia –y últimamente tampoco en recuperación económica–. Según cifras a las que ha tenido acceso ABC, el país lidera el ranking de ayudas ilegales a empresas en toda la Unión Europea con 327 casos en la última década. Más del doble que España, que suma 155 y ocupa el sexto lugar a nivel comunitario.

Cuando un país concede una ayuda de Estado, la Comisión Europea revisa al detalle cada apoyo financiero que se otorga a las compañías: créditos blandos, garantías, ventajas fiscales… Todo ello para cumplir con las normas de competencia que rigen en la UE. En cuanto el Ejecutivo comunitario detecta irregularidades incoa un procedimiento, que puede afectar a una o varias empresas, además del país en cuestión. Y, según fuentes cercanas al Departamento de Competencia europeo, cuando se inicia una acusación es porque tienen claro que la ayuda es ilegal, es decir, que están seguros de que habrá que devolver algún dinero. Ejemplo de todo ello son los 13.000 millones de euros que Bruselas ha obligado a Irlanda a recuperar de Apple por impuestos impagados o los 250 millones que Luxemburgo perdonó a Amazon.

Tras Alemania se sitúan Italia (252 casos), Francia (187), Reino Unido (183) y Países Bajos (173). Los principales países de la UE son los que más infringen la legislación comunitaria, mientras que otros Estados miembros como Irlanda y Luxemburgo, siempre en el punto de mira por su fiscalidad, no aparecen ni siquiera en el top 10 de la lista. Y, precisamente, es en estos últimos donde se han detectado algunas de las mayores ayudas ilícitas de todo el Viejo Continente.

Las mayores multas

Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, se ha convertido en el azote de las empresas. Tal es así que, como publicó ABC, bajo su dirección se habían impuesto las mayores multas de la serie histórica de la Comisión Europea. «Si los Estados miembros otorgan a las empresas multinacionales ventajas fiscales que no están disponibles para sus competidores, esto perjudica la competencia leal en la UE», destacó esta pasada semana.

Las cifras que Alemania lidera –duplicando a España– se circunscriben a apoyos financieros totales. Desgranándolas por tipo de ayuda ilegal, en materia fiscal tampoco aparecen ni Irlanda ni Luxemburgo en los primeros puestos. Es Italia el que lidera el ranking con 27 casos, seguida de Francia (24), Alemania (22) y España (20). De nuevo los Estados con mayor peso político y económico dentro de la UE son los que más vulneran las normas de competencia.

Pese a lo elevado de los datos de casos de ayudas ilegales totales, existen procedimientos en los que Competencia no puede demostrar que el apoyo financiero es ilícito. Recientemente el Tribunal General de la UE dictó que Starbucks no tendría que devolver a Holanda 30 millones. En estos casos la carga de la prueba siempre está en el Departamente que dirige Vestager, no en las compañías ni en los Estados miembros.

Efecto crisis

La Comisión cuantifica en euros las ayudas de Estado que cada país otorga a las compañías, aunque no distingue entre legales e ilegales. España concedió a empresas 3.023 millones en 2017 –último ejercicio con datos–, alrededor de un 60% menos respecto al techo que se alcanzó en 2001 con 7.538 millones.

La tendencia en nuestro país ha ido hacia la reducción del apoyo público, especialmente en la época de recesión. Mientras en la etapa precrisis la estadística se movía entre los 4.000 y 5.000 millones, los años posteriores se llegó a bajar de los 3.000 millones, como ocurrió en 2013, 2014, 2015 y 2016. El único repunte sucedió en 2017 con 750 millones más en ayudas de Estado.

La senda seguida por España no es ni parecida a la del resto de socios europeos. Alemania, en 2001, dio 17.974 millones, mientras que en 2017 disparó la cuantía a 42.313 millones, 2,3 veces más, siendo 2014 el punto de inflexión del alza. Francia otorgó 5.302 millones en 2001 y 16.824 millones en 2017. En este caso empezaron a regar de millones a sus compañías justo al inicio de la crisis. Reino Unido empezó con 2.894 millones a principios de siglo y ahora se mueve ya en 8.548 millones. Italia ha mantenido su política de ayudas de Estado con poca variación en la cuantía.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!