Alberto Fernández habló con Mauricio Macri y no hubo acuerdo por la crisis en Bolivia

Felipe Solá fijó la posición de su jefe político, Alberto Fernández, sobre la renuncia de Evo Morales Fuente: Reuters – Crédito: Agustin Marcarian

Alberto Fernández le reclamó hoy al presidente Mauricio Macri que condene lo que calificó como un “golpe de Estado” en Bolivia y que proteja a los funcionarios de Evo Morales que pidieron asilo en la embajada argentina en ese país. En la Casa Rosada confirmaron que existió la conversación, pero las versiones sobre su contenido difieren.

Según informaron a LA NACION en el entorno de Fernández, el presidente electo le hizo ese pedido a Macri por medio de un mensaje de WhatsApp, minutos antes de denunciar vía Twitter la existencia de un “ golpe de Estadocontra Morales.

Cerca del Presidente afirmaron, en cambio, a este diario que el mandatario electo “no pidió nada” y que no habrá tal declaración en común.

Loading...

Allegados al presidente electo dijeron que la prioridad en este momento es “asegurar la integridad física” del presidente saliente de Bolivia y de sus funcionarios. Según detallaron en el entorno de Fernández hay un exministro boliviano que pidió asilo ante la embajada argentina.

“El compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total”, dijo Fernández vía Twitter, e hizo público el pedido para que Macri se sume a la condena.

“Espero que las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el 10 de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia”, manifestó.

El vocero presidencial, Iván Pavlosky, confirmó a La Nación la charla con Fernández. Pero muy cerca del Presidente afirmaron que Fernández “no le pidió nada” a Macri. Y descartaron que esa declaración conjunta se produzca.

En simultáneo con la crisis institucional en Bolivia, desde la Casa Rosada evitaron expedirse sobre el “golpe de Estado” denunciado por el depuesto presidente boliviano y afirmaron que analizarán un eventual pedido de asilo. Fernández y su vicepresidenta electa Cristina Kirchner, en cambio, se alinearon con la postura de Evo y pidieron públicamente al Gobierno que tomara la misma postura.

Felipe Solá, referente de Alberto Fernández en política internacional, denunció la existencia de un “golpe de Estado” contra Evo Morales en Bolivia.

“Acá hubo un golpe de Estado”, sostuvo Solá, en diálogo con LA NACION. “El nivel de violencia organizada fue muy grande”, manifestó Solá, que se perfila como futuro canciller de Fernández.

El dirigente del Frente de Todos confirmó que el presidente electo argentino habló ayer por teléfono con Morales y le transmitió su respaldo, ante lo que en ese momento Fernández calificó como un intento de “golpe de Estado”.

Fernández se encuentra en sus oficinas de Puerto Madero analizando en detalle los acontecimientos que se desarrollan en Bolivia. Durante la apertura de la cumbre del Grupo de Puebla, el sábado último, el presidente electo había manifestado su apoyo a Morales y había reclamado que se respetara el resultado electoral, luego cuestionado por la Organización de Estados Americanos (OEA). “Hay una clase dominante que no se resigna a perder el poder en manos de un presidente que es el primer presidente boliviano que se parece a los bolivianos. Eso es todo lo que pasa”, dijo Fernández.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!