Akrobeto, el cómico famoso en Ghana por su nariz y en España por sus vídeos de fútbol

Dice Akwasi Boadi que él es quién es gracias a su nariz. Es una nariz chata y grande, tanto que cada uno de sus orificios casi se alinea con cada uno de sus ojos. “Me ha dado personalidad, me ha impulsado, me ha hecho único. La gente se acuerda de mí cuando me ve porque es gigante”, cuenta por teléfono a Verne. Aunque lo cierto es que, desde hace unos días, hay otra faceta, además de su prominente nariz, que ha provocado que la gente hable de Boadi: la peculiar manera de pronunciar el nombre de jugadores y de equipos de fútbol europeos cuando informa de los resultados de los partidos en su programa de humor de UTV Ghana, la cadena de televisión para la que trabaja.

El vídeo se hizo viral en España por última vez a través de la cuenta de twitter «Also Duque de Bratwurst» el pasado 15 de noviembre, alcanzando los 15.000 retuits y los 36.000 likes. Son algo más de dos minutos en los que Akwasi Boadi, un ghanés de 58 años también conocido como Akrobeto, su nombre artístico, (que en idioma Ashanti, natural de la Región Este de Ghana, su lugar de origen, significa «tú vas y me conoces») parece que se las ve y se las desea para pronunciar nombres como Benevento, Spezia, Hoffenheim o Borussia M’gladbach, conocidos equipos de fútbol del viejo continente. Lo hace de forma histriónica, si realmente hay una palabra para definir su personal forma de proceder. “Yo soy actor y comediante y me dedico a entretener a las personas, así que cuanta más gente vea mis vídeos, mejor”, dice.

Explica Akrobeto que en Ghana (país de unos 28 millones de habitantes situado en el Golfo de Guinea, en el África subsahariana) todo el mundo ama el fútbol. Que hay verdadera pasión. Que por eso empezó a recitar los partidos de esta manera en la televisión local y que por esa la gente lo escucha. Aunque, reconoce, él no apoya a ningún equipo en particular. Españoles tampoco. “Soy un gran admirador del fútbol español, porque juegan muy bien, pero no tengo favoritos. No tengo preferencias”. Con todo, Akwasi Boadi, o Akrobeto, es mucho más que un tipo que hace reír recitando resultados de partidos del deporte rey.

Actor y comediante por la gracia de Dios

Akrobeto nació en Ayirebi, un barrio humilde de Akim Oda, una ciudad ghanesa de 50.000 habitantes. Él ni siquiera tuvo la oportunidad de ir al colegio. Sus padres, recuerda, no pudieron costearle una educación; eran once hermanos y no había para satisfacer las necesidades de todos. Era, en definitiva, un chaval con un sendero demasiado marcado: nacer en el pueblo, vivir en el pueblo, morir en el pueblo. Todo cambió cuando apareció en su vida el «Apóstol Kwadwo Safo», un popular personaje en Ghana, fundador de la Iglesia de Kristo Asafo, con más de 120 sucursales en el país y casi una decena en el extranjero, empresario, dueño de diversas negocios y filántropo. Akrobeto lo recuerda así: “En 1980, cuando yo tenía 18 años, él me vio y me dijo que yo podía ser un gran actor. Así que empecé a actuar en su grupo de teatro. Fue el comienzo de mi carrera”.

Desde que empezó a actuar gracias a aquel pastor hace más de 40 años, la carrera como intérprete y comediante de Akrobeto ha sido meteórica. Sus números hablan por él. Del grupo de teatro de Kwadwo Safo saltó a las tablas del Teatro Nacional de Ghana, donde representaba funciones mensualmente. Y de ahí a filmar películas bajo el auspicio de Kumawood, la industria cinematográfica más importante del país que se encuentra en Kumasi, la segunda ciudad en actividad económica tras Accra, la capital. Con Kumawood, Akrobeto ha rodado más de 100 películas, protagonizando algunas de ellas, y obtenido un reconocimiento nacional que lo llevó, en 2008, a presentar The Real News, el show televisivo de UTV Ghana. A este programa, que dispone de canal de YouTube propio, pertenecen las imágenes que se hicieron virales y que lo han terminado de encumbrar definitivamente. “Mi nariz tiene mucho que ver en eso, que Dios obsequia con algo especial a todo el mundo y a mí me tocó la nariz”, repite.

Sin pensión

Pese a llevar en el oficio más de 40 años, a Akrobeto no le queda más remedio que seguir trabajando. “El empleo de actor, comediante y presentador de televisión me proporciona suficiente dinero para vivir bien, pero en Ghana no da derecho a pensión, así que continuaré en él hasta que Dios decida que ya está bien”, explica. Además, su mujer y sus tres hijos (la familia más próxima que le queda, pues sus 10 hermanos han fallecido, el último hace sólo unas semanas) también aplauden y celebran su éxito y su faceta artística. “Se muestran siempre orgullosos; amigos suyos le preguntan algunas veces por su padre”.

Akrobeto seguirá, por tanto, encima de las tablas cuando lo requieran, o frente a las cámaras de Kumawood, o en el plató de televisión que ha permitido que sus vídeos lleguen a lugares del mundo que él no imaginaba. “¿Dices que en España se están viendo mis vídeos? ¿Sí? ¡Trabajo para cosas así! Me pone muy contento”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!