Ajedrez: Niepómniachi: “Ahora trabajo mucho más” | Deportes

“Antes decía que era un jugador profesional, pero no trabajaba como un profesional. Lo hago desde hace dos años”. Esa confesión de Ian Niepómniachi explica por qué ha ganado el Torneo de Candidatos de Yekaterimburgo (Rusia), a pesar de su derrota en la última ronda ante el chino Liren Ding. El duelo por el título entre el ruso y el noruego Magnus Carlsen, campeón desde 2013, se disputará del 24 de noviembre al 16 de diciembre en la Expo Universal de Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

Durante años (cumplirá 31 el 14 de julio), Niepómniachi dedicó muchas horas a videojuegos (Dota es su favorito) y deportes electrónicos (sobre todo, Hearthstone). Nadie dudaba de su enorme talento para el ajedrez, demostrado con medallas y abundantes éxitos desde niño. Pero, comparado con los demás miembros de la élite, su dedicación al entrenamiento era mucho menor.

Pero eso ha cambiado radicalmente: “No solo he trabajado mucho en mi preparación técnica y en los aspectos del juego que se me daban peor, sino también en mi rendimiento mental”, explica tras ganar un Torneo de Candidatos “agotador”, aún más de lo normal, porque en cierto modo ha durado más de un año. Niepómniachi reconoció el lunes, tras el empate frente al francés Maxime Vachier-Lagrave que le convertía en aspirante el título porque el neerlandés Anish Giri perdió ante el también ruso Alexánder Grischuk, que la suspensión del torneo el 26 de marzo de 2020, justo en su ecuador, por la pandemia, inmediatamente después de su derrota ante Vachier-Lagrave en la primera vuelta, le vino muy bien. Pero con matices: “Esa derrota fue un momento muy duro. He tenido un año para recuperarme y preparar la segunda mitad con un alto grado de motivación. Pero espero no tener que jugar otro Torneo de Candidatos que dure más de un año, porque estoy cansadísimo. Solo quiero descansar y dormir durante varios días”.

El nuevo retador de Carlsen hizo otra confesión: “En vísperas de la reanudación del torneo y durante las primeras rondas tuve muchos problemas para dormir. Por eso busqué el empate directamente a pesar de jugar con blancas en la partida inicial, frente a Giri. Lo fundamental era no volverme loco y no perder ninguna partida”.

También reveló los nombres de sus ayudantes, a quienes dedicó su triunfo, así como a su doctor y a su novia: “Mi entrenador, desde hace años, es Vladímir Potkin. Y mis analistas han sido Nikita Vitiugov, Ildar Khairullin y Peter Leko”. La inclusión de este último, húngaro, subcampeón del mundo en 2004, es muy significativa porque su estilo ultrasólido es justo la antítesis de Niepómniachi, y contribuye mucho a entender el cambio y la mejoría del ruso.

Niepómniachi se encerró como una almeja cuando empezaron a preguntarle por su duelo con Carlsen, evitando dar cualquier pista. Por ejemplo, a la pregunta de por qué es uno de los poquísimos que tienen un balance favorable frente al noruego, respondió: “Porque le he ganado más partidas que él a mí, es evidente”. Sí profundizó un poco más sobre el problema de que los deportistas rusos están castigados por los abundantes casos de dopaje en ese país, lo que se traduce en que el himno ruso no podrá sonar en Dubái durante la inauguración y la clausura del Mundial: “Eso me preocupa, y lo lamento. Intentaremos buscar una solución”.

Tras su derrota ante Ding en la ronda de clausura, Niepómniachi no parecía especialmente afectado por haber perdido el tercer puesto del escalafón en favor del chino. Ambos comentaron la partida juntos antes los periodistas en un tono cordial, el asiático confirmó que su bajo rendimiento del año pasado en la primera vuelta se debió a las dos cuarentenas que debió pasar (una en China y otra en Rusia), y el ruso atribuyó su derrota a un fallo de memoria, sin entrar en detalles sobre su celebración durante la noche del lunes.

En todo caso, no ha hecho falta recurrir al primer sistema de desempate (resultado particular) entre Niepómniachi y Giri porque el holandés tampoco estuvo nada fino en la última partida, ante el ruso Kiril Alexeyenko, que perdió tras seis horas de sufrimiento. El estadounidense Fabiano Caruana hizo tablas con Grischuk, también seis horas.

Además de la garantía de que al menos cobrará el 40% destinado al perdedor de los dos millones de dólares (1,65 millones de euros) de la bolsa del Mundial de Dubái, Niepómniachi cobrará 48.000 dólares (39.740 euros) por su triunfo en el Candidatos; Vachier-Lagrave, 36.000 (29.803) y Caruana, 24.000 (19.870). El próximo Torneo de Candidatos está previsto para 2023.

Carlsen no ocultó en su primera reacción que el desenlace del Candidatos le satisface (pocos días antes repitió que su rival más temido era Caruana, a quien no pudo ganar ni una de las doce partidas lentas del Mundial de 2018): “Niepo es sin duda un jugador fortísimo. Pero acostumbra a ser muy agresivo, lo que otorga posibilidades a sus rivales. Teniendo en cuenta todo ello, es un adversario muy adecuado para mí”. Ambos se conocen bien porque Carlsen contrató a Niepómniachi como analista en 2014, para el segundo duelo por el título contra el indio Viswanathan Anand. Lo que no está claro es a quién de los dos beneficiará más ese antecedente.

Clasificación final: 1º Niepómniachi 8,5 puntos; 2º Vachier-Lagrave 8; 3º Caruana y Giri 7,5; 5º-6º Ding y Grischuk 7; 7º Alexeyenko 5,5; 8º Wang 5.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!