Ahora luz de gas

La dominación chavista de los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral y militar peligrará cuando los ranchos metropolitanos se harten de pasar hambre y arrasen a su paso, como en el Caracazo de 1989. La oposición lo intentó todo desde que Hugo Chávez alcanzó la presidencia e impuso sus tesis, legitimadas por las sucesivas victorias electorales y transformadas en el vademécum de un autoritarismo que no depende de la legitimación de las urnas para mantenerse en el poder. Ni el golpe petrolero de 2002, ni las abstenciones, ni las marchas, ni la coalición con el belicismo de Trump lograron su objetivo. Sin elecciones libres o implosión castrense, hay régimen bolivariano para rato.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!