Actuar a tiempo

Desde el momento en el que hay transmisión comunitaria, la única forma de frenar el virus es el confinamiento. En varios lugares de España se ha llegado a esta lamentable situación por falta de previsión. A diferencia de lo que ocurrió al comienzo de la pandemia, cuando la facilidad de propagación del virus cogió a todos por sorpresa, esta vez las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas han tenido más de cuatro meses para preparar y desplegar los dispositivos de rastreo. Todas sabían que el seguimiento y control de los nuevos casos y sus posibles contactos era vital para romper la cadena de contagios. Y sin embargo, la precariedad de estos dispositivos es clamorosa en la mayor parte de España.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!