Acelerón totalitario

La teatralización electoral de Venezuela asignó un papel estelar en la Asamblea Nacional a la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, cuya contribución al mundo de las ideas y la reconciliación abarca desde la propuesta de incautar las propiedades de los dirigentes de la oposición a la sugerencia de que hagan acopio de vaselina porque el palo que les van a meter no es de agua. Durante un debate, la llavera de los presidios compartió pluralismo con la esposa de Maduro, un evangélico en busca de púlpito y un opositor abducido. En lo fundamental, la simulación de participación y disenso, estuvieron de acuerdo.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!