Acció Cultural hará una protesta en Valencia si se condena a los «presos políticos» catalanes

Acció Cultural del País Valencià (ACPV) ha anunciado que convocará una concentración de protesta en Valencia si se condena a los «presos políticos» catalanes porque eso significaría, a su juicio, que no se «respeta» la libertad de expresión que ejercieron hace dos años en el contexto del «procés»

La cita será el día en el que Tribunal Supremo haga pública de forma oficial la sentencia, si se confirma que condena a los nueve líderes independentistas en prisión ya que entiende que en el juicio se ha mostrado “sobradamente” que los presos “no han cometido ningún delito”.

ACPV convocará sus socios y simpatizantes a concentrarse ante la plaza del Ayuntamiento de Valencia a las 19.00 horas del día de su publicación “para expresar nuestro absoluto rechazo y nuestra exigencia de respeto a las libertades democráticas fundamentales, de liberación de los presos políticos catalanes y de diálogo con las instituciones catalanas como única posible vía de solución”.

Al respecto, en un comunicado, la entidad subvencionada por la Generalitat de Cataluña y la Generalitat Valenciana ha señalado que las acusaciones por las que los líderes independentistas están en prisión desde hace casi dos años “no tienen ninguna base objetiva”.

“No se ha podido encontrar ningún indicio de delito en el comportamiento de los cargos asociativos e institucionales presos, porque en una democracia no es delito ejercer el derecho de libre manifestación ni tampoco el del libre ejercicio a la expresión de opinión mediante una consulta o referéndum“, han insistido.

Prisión «arbitraria»

Loading...

Además, han señalado que “la prisión preventiva que han sufrido durante casi dos años ya es una condena” y “evidencia la gravedad que significa el uso arbitrario y sin base factual de la prisión preventiva como instrumento de castigo“. “Son ya muchas las voces que apuntan la necesidad de reformar el sistema de imposición de la prisión preventiva al Estado español para evitar más arbitrariedades e injusticias”, han añadido.

En este sentido, han defendido que “atendiendo a los hechos probados no hay ninguna base para ninguna condena”. “Por eso, una sentencia que no fuera absolutoria sería una injusticia manifiesta y un castigo al ejercicio de la libertad de manifestación y de expresión de la opinión y, consecuentemente, un grave retroceso en la calidad democrática de un Estado que no se distingue precisamente por esta calidad”, han aseverado.

Además, han señalado que una sentencia no absolutoria “sería un enorme error que no haría sino empeorar una situación que solo se resolverá desde el diálogo”. “No se puede pretender callar la voz de más de dos millones de personas solo a base de golpes de negativa al diálogo, violencia policial y prisión”, han remarcado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!