Abu Simbel es sevillista | Es LaLiga en EL PAÍS

Imaginen esta escena: ribera del lago Nasser, Nubia, en medio del desierto arenoso del sur de Egipto. Ahmed Ibrahim Abu el-Wafa, egiptólogo, camina al frente de un grupo de turistas hacia el templo excavado en la roca dedicado a Ramsés II, erigido en el XIII a.C. y luego trasladado en 1968 piedra a piedra hasta la loma que ahora ocupa, para evitar quedar sepultado bajo las aguas de la presa de Asuán. Los visitantes están delante de Abu Simbel, contemplando la maravilla, y Abu el-Wafa les va a explicar estos avatares por los que ha pasado el templo en su perfecto español cuando, de pronto, su subconsciente le traiciona: “Cuentan las lenguas antiguas…” Por ensalmo de su sevillismo, en vez de la explicación le sale el himno de El Arrebato. “Si no fuera tan tímido me grabaría un vídeo cantándolo con el teléfono”, cuenta en broma. El caso de Abu el-Wafa no constituye en absoluto una excepción pintoresca: 35 millones de egipcios ven regularmente fútbol y, en los últimos tiempos, muchos son los que se han hecho seguidores de equipos de LaLiga Santander o LaLiga SmartBank.

 

Abu el-Wafa vive en Asuán, a 300 kilómetros por carretera de las atracciones turísticas que enseña para ganarse la vida. Él reconoce ser esa clase de aficionado capaz de pasarse cada fin de semana en casa horas viendo partidos de fútbol, un entusiasta de esos que está a la última sobre su club, el Sevilla FC, y sobre otros que también le resultan simpáticos como el Atlético de Madrid, gracias a las redes sociales. “LaLiga Santander es de las más populares en mi país, tendríais que ver cómo se ponen los cafés durante los partidos, la sigue mucha gente”, cuenta.

 

De la veracidad de su testimonio da cuenta el éxito del proyecto conjunto emprendido por LaLiga y Orange. Durante el confinamiento, con la pelota parada en todo el mundo, ambos pusieron en marcha una iniciativa con intención de que fuera más allá de un patrocinio: querían colaborar para ofrecer a los multitudinarios (y sedientos) fans contenidos futbolísticos de calidad, a través de una plataforma en línea. Eran tiempos donde todo el mundo aprendía a marchas forzadas a trabajar a distancia, a celebrar reuniones con amigos en remoto. ¿Por qué no disponer de ese espacio digital para compartir tu pasión? Comenzaron con vídeos, con concursos en los que el que más supiera sobre LaLiga y más rápido respondiera podía llevarse premios en metálico, camisetas de sus equipos favoritos e incluso entradas para acudir al campo, cuando esto vuelva a ser posible.

 

“En cualquier lugar de Egipto puedes encontrar fans de LaLiga”, afirma Óscar Mayo, director de Negocio, Marketing y Desarrollo Internacional de LaLiga. “Hay peñas con miles de miembros, muchísimos debates y conversaciones animadas sobre quién será el ganador de la competición en bares, y también taxistas con un conocimiento más profundo sobre datos de las últimas temporadas que el que pudieran tener, a veces, los propios españoles. Todo esto es resultado de la importante inversión que hemos hecho en la región para acercarnos a los aficionados locales. Sienten auténtica pasión, como demuestra la altísima asistencia que hemos tenido en cada evento allí celebrado y el interés de los socios comerciales, como Orange. En una época en la que las competiciones de fútbol no podían tener lugar, era importante que les devolviésemos a los aficionados ese interés que habían mostrado, dándoles nuevas formas de conectar con LaLiga y sus clubes”, explica Mayo.

 

Una intención que, tal como desarrolla el Director Comercial de Orange Egipto, Ahmed Mostafa el-Abd, ha terminado resultando un éxito absoluto. “Tener un socio con tanto potencial como LaLiga nos permite generar valor añadido para nuestros clientes y acercarles una de sus ligas favoritas, con contenido exclusivo, desafíos, concursos… A la vez que diseñábamos la plataforma, segmentábamos y analizábamos nuestros clientes estudiando su comportamiento, lo que nos dio una perspectiva sobre sus intereses y necesidades. Así, conseguimos llegar a una audiencia con un perfil socioeconómico diverso, que tienen en común su gusto por el fútbol, consiguiendo enganchar a un millón de egipcios”, explica El-Abd, que añade que en un futuro pretende integrarla completamente con el resto de plataformas digitales de LaLiga para ofrecer una experiencia única a los fans de la competición en Egipto.

Lograron a partir de su colaboración con LaLiga crear algo que ha terminado conquistando a gente incluso del Alto Egipto, la tierra de Abu el-Wafa. “Con la reanudación de la competición, al final de la temporada pasada, alcanzamos el millón de suscriptores, y todavía hay mucho potencial de crecimiento”, confiesa El-Abd. Ha sido para ello fundamental la labor que han realizado para conocer a su público, para adaptarse a las necesidades de cada uno, llegando a audiencias de distinto ámbito socioeconómico con solo una cosa en común: su pasión futbolera. “Hemos logrado proveerles de un contenido vivo. ¿El próximo paso? Conseguir la integración digital absoluta de todo el contenido.”

 

“Tiene un coste pequeño para el suscriptor y sin embargo se ha convertido en un generador de ingresos de alcance masivo que está activo todos los días del año, y no solo el día de partido. Su fuerte es que permite a los abonados disfrutar de jugadas desde todos los ángulos con los últimos avances en tecnología audiovisual: repetición 360º, vista tras la portería, cámara aérea…, además de incluir cuestionarios, noticias o juegos de predicción de resultado de todos los partidos de LaLiga Santander”, explica el delegado de LaLiga en Egipto, Juan Fuentes. “La plataforma nos permite llegar a todos los usuarios vía mensaje de texto para dar visibilidad a partidos concretos, a los canales donde se ve el fútbol español o para dar a conocer proyectos que LaLiga lleva a cabo en Egipto: LaLiga Business School, o las academias de fútbol que allí operan”.

“Me encanta el Sevilla porque aprecio esos equipos con un fútbol bonito y moderno que luchan persiguiendo la autorrealización, y eso fue justo lo que vi en el Sevilla”, afirma Abu el-Wafa. Al principio, la rivalidad que captaba la atención de todos los egipcios era la de El Clásico, pero poco a poco vieron que había otros equipos con calidad, atrevidos y competitivos, que fueron abriéndose paso en sus gustos. De entre los pupilos de Lopetegui, Abu el-Wafa no oculta su predilección por los arabófonos como él, los marroquíes Yassin Bono y Youssef En-Nesiry.

Mahmoud Sayed, licenciado en literatura española y agente de viajes de 41 años, eligió el Valencia CF de una manera más sentimental, por empatía con unos amigos valencianos, aunque su jugador favorito es el croata Iván Raikitic, ahora de vuelta en las filas sevillistas: “Controla los tiempos en la cancha como nadie”, dice Sayed quien, como Abu el-Wafa, confiesa que él también –“¡y un montón de mis amigos!” – pasa el fin de semana pegado a la tele viendo desfilar uno tras otro a los equipos de LaLiga y curioseando lo que su club publica en Instagram o Twitter. El fútbol es para ellos también cosa de varias pantallas (la de la televisión, la del teléfono, la de la tableta o el ordenador) y va más allá de los 90 minutos, un paradigma que ya se observaba en España y que demuestra el acierto de la estrategia internacional de LaLiga, posicionándose como pioneros en innovación tecnológica y entretenimiento.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!