Abanca protege a sus clientes y apoya la economía | Extras

La pandemia ha cambiado muchas cosas en la vida. Y en algunos casos, probablemente sea para siempre. El confinamiento fue la primera medida para frenar la escalada del Covid en España. Después vino el distanciamiento social y el cierre perimetral de localidades y comunidades. La sociedad y la economía han tenido que adaptarse a estos cambios; todos los sectores se han visto obligados a transformar sus negocios de alguna manera.

Abanca decidió agilizar el proceso de digitalización que emprendió en 2015 para garantizar a sus clientes la prestación de los servicios existentes y disponer de otros nuevos a fin de evitar desplazamientos a las oficinas.

Tras pronunciarse el estado de alarma el pasado 14 de marzo, puso en marcha Firma Abanca una solución que habilitó en tiempo récord para que particulares, empresas y autónomos pudieran firmar contratos de productos o renovarlos a través de los canales digitales.

Para la entidad, “este desarrollo ahonda en la línea de trabajo puesta en marcha al inicio de esta crisis para paliar los efectos de la pandemia y de la aplicación de las restricciones del estado de alarma. Este canal fue rápidamente asumido como la línea de contratación de referencia para proteger a empleados y clientes, mantener una operativa habitual y evitar desplazamientos y contactos”.

Sencillo y seguro

El servicio está al alcance de cualquiera; únicamente se necesita descargar la app (gratuita) o utilizar la banca online. Además, el procedimiento es sencillo y cuenta con todas las exigencias de seguridad que definen a Abanca. El cliente elige el producto y solicita la llamada del gestor para arrancar el proceso. A partir de ahí, ambos mantienen una comunicación fluida.

La entidad enviará una notificación para avisar en el momento en que esté la documentación disponible para firmar. Si son varios titulares, la recibirán cada uno y el proceso concluirá cuando todos hayan respondido.

Cada usuario tendrá que identificarse con su PIN, huella o rostro para acceder a la aplicación móvil que le dará acceso a los informes para completar la operación. Antes de la firma se podrá consultar, y sería lo recomendable, todo lo que se precise.

Con la firma a distancia de Abanca se pueden tramitar las operaciones más habituales, como la apertura de cuentas, los préstamos personales e hipotecas, las tarjetas de débito y crédito, los seguros y planes de pensiones, la tarifa plana de seguros y un largo ecétera.

Créditos y seguros

Desde su puesta en marcha, la mayor parte de las solicitudes que se han ejecutado están relacionadas con el crédito.

También se ha tramitado un porcentaje importante de las líneas de financiación oficial Covid-19 impulsadas por el ICO para autónomos, pymes y empresas. “Una vez declarado el estado de alarma, Firma Abanca ha permitido dar oxígeno a negocios y empresas que se vieron abocadas al cierre o redujeron en gran medida su actividad, sin relajar las medidas de confinamiento o distanciamiento social requeridas”, explica el banco.

Al margen de estas operaciones extraordinarias, muchas compañías han contratado préstamos para fines distintos, o incluso han renovado otros que ya disponían para mantener la actividad, como pólizas de crédito o líneas de descuento.

En cuanto a las familias, ha sido relevante la demanda de nuevos seguros y de la tarifa plana de Abanca Seguros, que permite agrupar y fraccionar pagos, además de las moratorias hipotecarias.

Con Firma Abanca, la entidad ha multiplicado su oferta de productos y servicios que pueden ser contratados a distancia, dando opción al cliente de hacerlo dónde y cuándo quiera; actualmente están cubiertos casi todos los servicios y productos que puede ofrecer una entidad financiera.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!