«A pesar de las pocas fichas, en España hay mucha calidad»

Después de comprobar cómo es ser un jugador profesional de hockey en el Lovaina de la poderosa liga belga, Josep Romeu (Barcelona, 1990) ha regresado a España, a la realidad de este deporte que se alimenta de mucha pasión, pocas licencias y menos recursos. Aún así, la selección siempre está. Antes en las medallas olímpicas (plata en Pekín 2008) y ahora muy cerca de los podios (quintos en el Europeo de Ámsterdam 2017 y los Juegos de Río 2016). Hoy se juegan su pase a octavos en el Mundial de Bhubaneswar (India) contra Nueva Zelanda (12.00h).

¿Qué tiene esta España para mantenerse en la élite, a pesar de todo? «Un carácter de competir que no tienen otros. A los demás países no les gusta jugar contra nosotros, somos un rival difícil. A pesar de las pocas licencias, hay mucha calidad. Tenemos talento, capacidad de sacrificio y siempre competimos hasta el final», responde Romeu en conversación telefónica desde la India.

Por encima de todo, lo que tiene esta selección es gente como Romeu, apasionada por su deporte, trabajadora y consciente de lo que conlleva ser jugador de hockey en España. «Tengo la suerte de jugar en el Egara, que es un club histórico y en el que hay mucha afición. Pero todos entendemos que el hockey aquí es amateur. En Bélgica se invierte mucho dinero. En la India se llenan pabellones de 16.000 espectadores. No se puede comparar. Muchos hemos jugado fuera y sabemos lo que es dedicarte solo a jugar, sin tener que compaginarlo con un trabajo y los estudios. No nos da rabia, sabemos lo que hay, pero claro que nos gustaría entrenarnos más, que fuera más profesional, crecer», asume.

No ayuda a su avance las pocas retransmisiones, o el pequeño rédito que se consigue tras una medalla. «Y si no conoces este deporte es difícil que te enganche todo lo que tiene: el esfuerzo físico, la táctica, la estrategia, la rapidez…». Pero ve el lado positivo porque el amor por el hockey se le escapa en cada palabra: «Las cosas se están haciendo bien. Somos un grupo algo distinto al de los Juegos, pero todos conocemos perfectamente nuestro rol, somos muy currantes. Se ha hecho una gran preparación para este torneo, y para lograr la clasificación olímpica, con muchas concentraciones. Es el camino. Para que los jóvenes puedan vivir mejor y no se corte su trayectoria al tener que elegir».

Romeu aporta en este Mundial todo lo que ha aprendido de su periplo europeo: más ataque y goles y menos defensa, aunque prefiere ese estilo de control del juego de España. «El nivel lo tenemos. Las sensaciones son buenas. Hay confianza y calidad». Lo volverán a demostrar hoy contra Nueva Zelanda. El hockey español les necesita.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *