600 euros por 10 metros cuadrados

Vivir en el centro de Madrid ya es posible. Eso sí, para ello habrá que aceptar las trepidantes –y en ocasiones infrahumanas– condiciones de los caseros y comenzar a vivir en lo que dista mucho de ser un apartamento y se parece más a un zulo. La última oferta de estas características que se puede alquilar por Internet es un estudio de 12 metros cuadrados, por el que tan solo piden un mes de fianza, ubicado en la calle del Amparo, Lavapiés. ¿El precio? 600 euros por una estancia en la que tan solo se pueden dar dos pasos. Una cantidad desorbitada por la «amplitud» del apartamento.

«Agencia inmobiliaria alquila magnífico estudio en finca rehabilitada, con cocina americana y cuarto de baño. Completamente reformado y listo para entrar a vivir», reza el anuncio. La inmobiliaria no aporta ningún dato más sobre este estudio situado, para más inri, en una primera planta interior sin ascensor. Para venderlo, o venderse, mejor la agencia recurre a los atractivos turísticos del barrio, como el reconocimiento al «más cool» del mundo o su «tinte multicultural» y su «vida frenética».

Esta no es la primera oferta ni será la última de estas características. El último informe de Idealista sitúa el precio medio del metro cuadrado en 16,2 euros. Según sus datos, un piso de 90 metros cuadrados cuesta 1.458 euros, y un estudio de 30 metros no baja de los 490 euros. Dependiendo de la zona, y de la picardía de los arrendadores, esto se encarece, como en el anterior ejemplo de la pequeña estancia de Lavapiés.

Estudio en alquiler en Lavapiés – Idealista

«Zona inmejorable, muy luminoso. Se requiere cumplir los requisitos para realizar el seguro de impago de alquileres» es otra de las descripciones de otro piso en Lavapiés. Su tamaño sube en este caso a los 25 metros cuadrados, pero también su precio: 750 euros al mes por una estancia que no tiene división y en la que se tiene que dormir al lado del ruido del microondas. Dos personas a la vez no pueden comer porque en la mesa tan solo hay hueco para una. Eso sí, los gastos de comunidad están incluidos en el precio.

En la calle de la Paloma, en Palacio, un inmueble ha bajado de precio. Por él pedían hasta hace poco 900 euros al mes. Por esa cantidad, algunos pensarán que se trata de un piso dividido, al menos un apartamento. Pero nada más lejos de la realidad. Se trata de un estudio situado en un bajo de tan solo 30 metros cuadrados que ahora cuesta 800 euros. Además del inquilino, siempre que entren en el reducido espacio, se aceptan mascotas. Se describe, además, como «ideal para parejas» con una «amplia corrala» que permite que entre la luz. El interesado tendrá que pagar una mensualidad más el IVA de la comisión de la agencia. Ningún servicio, tan solo los gastos de comunidad, está incluido en el precio.

Esquina de la cama al lado de la cocina
Esquina de la cama al lado de la cocina

Sofá destartalado, el urinario pegado a la cocina, escaleras metálicas oxidadas y el colchón a ras del suelo. Sin armario, tan solo cinco perchas en las que colgar la ropa. En la web lo han denominado «zulo sótano», un nuevo concepto que califica a un estudio situado en un sótano de tan solo 17 metros cuadrados en el barrio de Arapiles por el que piden 650 euros. «Para entrar directamente a vivir». Los gastos de calefacción, para suerte del inquilino, estám incluidos en otra de las más irrisorias ofertas que la ley de oferta y demanda del alquiler han ocasionado en Madrid.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!