18 cómicos confiesan qué chistes plagiarían si pudieran

El escritor británico Charles Caleb Colton decía que la imitación es la forma más sincera de halago. Aun así, que un cómico robe chistes es probablemente uno de los peores crímenes que puede cometer y la conocida frase de Colton no le serviría a nadie como excusa.

Otra cosa es que un cómico vea la actuación de un compañero y piense: “Menuda maravilla, ojalá se me hubiera ocurrido a mí antes”. Siguiendo el ejemplo de Good One, el podcast de humor de Vulture, hemos preguntado a cómicos españoles qué trozo de rutina le robarían a otros humoristas si pudieran, lo que es una forma de halago quizás no tan sincera, pero desde luego mucho más respetuosa.

Luis Piedrahita: “Control de armas”, de Chris Rock

“El humor sirve para hacer la vida soportable, para desenmascarar nuestros absurdos y mejorar el mundo con soluciones imposibles”, explica el cómico y mago Luis Piedrahita. Y, en su opinión, “este parrafito de Chris Rock lo tiene todo”. Es de 1999 y forma parte de un especial para HBO, Bigger and blacker.

Elsa Ruiz: “El problema de José Coronado con el chocolate”, de Nacho García

Elsa Ruiz, cómica y colaboradora de Tarde lo que tarde (RNE), escoge un chiste de Nacho García sobre un anuncio ya clásico, el de Coronado y los chocolates Valor: “Es un chiste que me mata, además lo tengo grabado en la cabeza y siempre que veo un anuncio de chocolate se me viene a la mente otra vez”, cuenta. La cómica, que actualmente presenta su propio show de comedia en Madrid, cuenta que “la primera vez que lo escuché me reí muchísimo y pensé que ojalá se me hubiera ocurrido a mí”. (Lo puedes ver a partir del minuto 7:11).

Iggy Rubín: “Escribir los chistes al revés”, de Dave Chapelle

Iggy Rubín, cómico y copresentador de podcast de comedia como el desaparecido Comedia Perpetua y No te lo vas a creer, cree que este chiste de Dave Chappelle no es un chiste: “Es la exhibición de un mago. Como no necesita presentarse porque todos sabemos quién es Dave Chappelle y qué hace, empieza explicándonos cómo lo hace. Un juego de todos contra él en el que Chapelle presume de saber cómo va a acabar un chiste antes de saber cómo empieza. Siempre al servicio del punch [el remate del chiste], se desafía con uno difícil para esa noche: “So I kicked her in the pussy” [así que le di una patada en el coño]. Tan infantil y tan barato que le tienes que querer”. Después de presentar el remate del chiste, el humorista pasa a narrar una historia en la que “interpreta a todos los personajes, hace guerra de razas, habla de comida y nos regala la caidinha suya, ese descacharre con el que subraya los chistes que más gracia le hacen a él. El ritmo es de jazz, en sus propias palabras: ‘Si quieres ser cómico, estudia a Thelonious Monk’. Al acercarnos al clímax prepara el cigarro electrónico, sabe que cuando caiga la bomba va a tener un rato para fumar tranquilo… Estamos a muerte con él, con ese niño que quiere cenar rico, ¿qué pasó, Dave? ‘So… I kicked her in the pussy. Bam!’. Chappelle gana. Es así de bueno». El fragmento es de Equanimity and the bird revelation, especial de Netflix.

Sil de Castro: “La historia del arte me ha enseñado que hay dos clases de mujeres: vírgenes y putas”, de Hannah Gadsby

“¿Aún no has visto Hannah Gadsby: Nanette en Netflix?”, pregunta Sil de Castro, a modo de propuesta. “En este especial, Hannah Gadsby tiene un bloque -no, un blocazo-, sobre la historia del arte y cómo se ha representado a la mujer en ella”. De Castro, colaboradora en Tarde lo que tarde de RNE y codirectora del show de comedia feminista Calladitas estáis mas guapas, cuenta que lo “fusilaría” porque le parece “de lo mejor que he oído en mucho tiempo. Es elegante, inteligente, reivindicativo, educativo… y sin perder ni un poquito de comedia”.

Xavi Daura: “La toalla de playa”, de Litos Fernández

“Si hay algo que me reconcome de envidia en el mundo de la comedia actual, eso es el monólogo de Litos Fernández haciendo de toalla de playa”, nos cuenta Xavi Daura, humorista, miembro del dúo Venga Monjas y autor de la novela Bravo. El monólogo entero, pero, sobre todo, “la idea de defender el papel de algo tan aleatorio como una toalla de playa, y conseguir que empaticemos con problemas de toalla como que ‘de repente se te sienta un gordo encima’. Llegar a este punto de caradurismo al que llega Litos, es sin duda a lo que aspiro como cómico”.

Luis Álvaro: “Los bebés no necesitan vacaciones”, de Steven Wright

El humor del cómico Luis Álvaro se caracteriza por sus chistes breves y surrealistas, así que no es de extrañar que recomiende a Steven Wright, conocido por sus one liners, chistes breves que se cuentan en una o dos frases. “Los únicos contemporáneos que aguanto una hora entera son Louis C. K. y Jim Jefferies -explica Álvaro-. Uno es un genio y con el otro querría irme de farra; pero si soy cómico es por Steven Wright. No me interesa la vida de ningún gordo americano blanco, negro malhablado o lesbiana traumatizada contada con un micro. Me suena todo igual. Steven Wright habla desde otra dimensión: es surrealismo y es abstracción, pero también es pop. No me vende problemas. No me hace tener que sentirme identificado (qué pereza con eso). Escucharle es pasear por una galería de arte. Ojalá hubiese escrito cualquier chiste suyo de cualquier especial, por ejemplo Wicker Chairs and Gravity».

Carmen Romero: “Hay más esclavos que nunca”, de Anthony Jeselnik

Carmen Romero, monologuista y creadora de diversos formatos cómicos en Instagram y YouTube, propone un fragmento de Fire in the Maternity Ward, un especial de comedia de Anthony Jeselnik. Este humorista estadounidense es conocido por su humor negro y en esta ocasión se atreve con un chiste sobre esclavos (y no es el único que incluimos en la selección). “Me parece perfecto -explica Romero-. Empieza planteando el tema del chiste en la primera frase, por lo que te esperas que vaya a ser muy negro, pero le da la vuelta de una manera imprevista, la sorpresa en el remate es increíble. Te engaña totalmente, consigue llevarte por otro camino que nadie habría pensado. No lo ves venir y eso es de las cosas que más me gustan de él en general y de ese chiste en particular”.

Y añade: “Con la premisa de ese chiste estás esperando alguna barbaridad explícita sobre los esclavos pero hace todo lo contrario, y aún así, el remate es una barbaridad sobre los esclavos. No dice nada bestia sobre ellos, los ignora, que es ir más allá, es superar toda expectativa. Es como si estuviera construido al revés. Normalmente en el remate es cuando se ve que la temática del chiste es delicada, cuando viene la parte más ‘bestia’ en palabras, pero él ha dicho las palabras más tabú en la premisa”. Y a pesar de esto “sigue siendo muy negro. Eso me encanta, cuando un chiste no expresa explícitamente todo lo delicado del tema, cuando solo se insinúa y llegas tú solo a la conclusión”.

Pilar de Francisco: “Europa es un continente, Justin”, de Natasha Leggero

Pilar de Francisco es cómica, guionista de Late Motiv y colaboradora en La Ventana, en la cadena Ser. “Me gustan mucho los roast”, explica, en referencia a los programas de humor en los que un grupo de cómicos «homenajea» a un invitado con chistes faltones. De Francisco propone un fragmento de Natasha Leggero en el roast de Justin Bieber. No solo se ríe de Bieber, sino que lo hace “después de tirarle pullas a otros tres antes. Con un solo chiste ofende a todo dios”. Lo hace con solo cuatro frases brevísimas (a partir del segundo 16).

Tomàs Fuentes: “Ironic”, de Bo Burnham

El cómico y guionista Tomàs Fuentes recomienda a Bo Burnham, del que dice que es, “seguramente”, su cómico favorito. “Me resulta imposible elegir un chiste o bit suyo porque, simplemente, se los robaría todos. Pero el que he escogido -en el vídeo comienza a partir del minuto 3:27)- resume muy bien lo que más me gustaría que tuviera mi stand-up: chistes inteligentes, chistes tontos, juegos de palabras bien hechos, acting excelente y música. Casi nada”.

Dani Alés: “Mi lugar favorito del mundo”, de Jerry Seinfeld

El cómico, mago y guionista Dani Alés era reticente a pasarnos un solo chiste: le gustan cómicos muy diferentes y, por lo general, por el conjunto de su trabajo y no tanto por rutinas concretas. Es decir, “por la conexión emocional que me produce el lugar desde el que miran la realidad para llegar a producir ese material con el que, en consecuencia, me descojono”.

Pero finalmente se decidió por tres minutos de Jerry Seinfeld en 23 Hours to Kill, un especial disponible en Netflix. Primero porque “con lo esquivo que es siempre Seinfeld a cualquier tipo de sentimentalismo barato, es realmente emocionante ver la profunda convicción (y la lapidaria eficacia) con la que confiesa su absoluto estado de enamoramiento hacia el hecho de hacer comedia de stand-up: su lugar favorito en el mundo, en ningún sitio quiere estar que no sea ese”. Segundo porque “está muy extendida la suficiencia snob de menospreciar a Jerry Seinfeld debido al tremendo éxito comercial que ha tenido, a que su humor sea eminentemente blanco, y a que su éxito universal se haya dado en los 90; sin embargo, sigo pensando que, a día de hoy, es un verdadero portento de la comedia más exquisita, polisémica, cuajada de sutilezas y elaborada con precisión de relojero, o de francotirador”. Y, por último, porque “me pasa algo muy parecido: me siento fuera de lugar en todas partes menos cuando estoy encima de un escenario, surfeando esa enorme ola de sensaciones, riesgos, carcajadas y abismos que es una actuación de stand-up comedy”.

Raquel Hervás: «el gato», de Patricia Espejo

Raquel Hervás es cómica y guionista de Està passant, programa de TV3. Nos propone un fragmento de la cómica valenciana Patricia Espejo: “Recuerdo que cuando vi a Patricia Espejo, en directo, después del confinamiento contar el bloque de su gato Yoga casi me revienta la cara de tanto reírme. Conseguí olvidarme un poco de toda la ‘mierda’ que estábamos viviendo, entonces como que tengo muy grabada en la cabeza esa actuación. Además, Patricia Espejo es de las personas más graciosas que hay y, joder, que de mayor quiero ser como ella. Patricia, si me lees, ¡qué guay eres!”. (Se puede ver a partir del minuto 11:40).

Paula Púa: “El novio judío”, de Katherine Ryan

Paula Púa, cómica y guionista de Todo es mentira (Cuatro), escoge este fragmento de Katherine Ryan porque le hace reír siempre. Forma parte del especial In trouble, de Netlix. “Me gusta mucho como empieza con una premisa sutil, como una antigua relación, y acaba con un remate inesperado que habla de pollas navideñas, pollas de Halloween y de odiar a judios”.

Yunez Chaib: “Las nutrias y los bebés de focas”, de Michelle Wolf

El cómico Yunez Chaib recomienda, “después de darle muchas vueltas”, un bloque de Michelle Wolf incluido en su especial de Netflix The joke show. “Siempre me parte de risa y cada vez que lo veo pienso ojalá se me hubiera ocurrido a mi”. Wolf cuenta que un día subió a Instagram una foto de unas nutrias y su novio le contó que también le encantaban estos animales, hasta que se enteró de que violan a las crías de foca. “La manera en la que la humorista se toma el comentario, y las reflexiones a las que llega me parecen geniales”.

Jaime Caravaca: “Mi fantasía extraterrestre”, de Fernando Moraño

A Jaime Caravaca, cómico residente de La Resistencia, le habría encantado “escribir todo este bloque de Fernando Moraño. De hecho, hay un chiste muy mío en él: el del jamón braseado cortado con espada láser. Normalmente, muchos cómicos y cómicas quedan para una sesión voluntaria de brainstorming. En nuestro caso [de Moraño y Caravaca], este hecho se daba de forma involuntaria en las sobremesas del bar Jema en Lucero [un barrio de Madrid]. Después de comernos un codillo bajo la foto de Ortega Cano, el cuerpo nos pedía escribir chistes de corte castizo, y surgió este”.

Pere Aznar: “Por supuesto, pero a lo mejor”, de Louis C. K.

Pere Aznar, colaborador en Late Motiv, lo tiene “clarísimo. Estos 4 minutos de Louis C. K. son, para mi, una obra maestra de orfebrería, verdad y comedia. Me los sé de memoria y ojalá escribiera algo así de bueno algún día”. Aznar añade que “pasara lo que pasara”, “el tipo, a nivel cómico es incontestable” y esta pieza “es una genialidad en todo, planteamiento, timing, acting, reflexión final, es la capilla Sixtina”. Está incluida en su especial Oh My God, estrenado en 2013 en HBO.

Asaari Bibang: “Para qué sirve la segunda enmienda”, de Dave Chappelle

La actriz y cómica Asaari Bibang nos cuenta que hace un año escribió chiste “sobre las enmiendas a la Constitución de Estados Unidos. Tenía un bloque sobre Estados Unidos y lo incluí. Un año después, en enero de 2020, vi que Dave Chappelle, mi cómico favorito, había hecho un chiste casi igual en su discurso de la entrega del premio Mark Twain en reconocimiento a su carrera como cómico, así que obviamente dejé de usar el mío porque no iba a convencer absolutamente a nadie de que Dave Chappelle me lo había robado a mí. Por lo tanto, le fusilaría ese bloque porque sería un desagravio, más o menos”.

Raquel Sastre: “El bebé de dos cabezas”, de Doug Stanhope

La cómica Raquel Sastre hace honor a su conocida predilección por el humor negro proponiéndonos un fragmento de Doug Stanhope en el que se atreve a plantear chistes sobre bebés unidos por la cabeza: “Me encanta cómo empieza sus espectáculos, diciendo chistes muy bestias para ver cómo la gente a la que no le gusta ese humor se levanta y se va. Y ya se queda con público que sí disfruta con ese humor tan negro. Entonces coge cualquier tema y le busca el punto más controvertido. Como por ejemplo en este fragmento. ¿Qué pasaría si no las separasen? Crecerían como un tótem. Sería una chica lista con una chica deficiente mental ‘viviendo’ encima, con los problemas que eso conlleva. Y seguro que son muchos. Hasta habrá alguna persona que pueda sentirse identificada con ese fragmento, como mi vecina de abajo”. (A partir del minuto 0:45).

Helena Pozuelo: “Violación de delfines”, de Jen D’Angelo

A Helena Pozuelo, cómica y guionista de La resistencia, le gustaría robar un chiste de Jen D’Angelo sobre delfines: “Me gusta cómo empieza de manera inocente, con un ‘¿os gustan los chistes de animales?’ y ¡boom! Me encanta poder usar el humor para exponer algo terrible y que sea igual de crítico que gracioso”. Además, cuenta “curiosidades de animales”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!