10 valores por las nubes que siguen subiendo en Bolsa | Mercados

Los manuales de Bolsa están repletos de advertencias sobre la inconveniencia de invertir en los valores que más han caído. Los menos preparados en la inversión bursátil confunden caída con baratura en el precio, pero no siempre es así. En la psicología del inversor también existe el fenómeno contrario: el mal de altura, que consiste en alejarse de las acciones que ya registran fuertes revalorizaciones. Incluso hay refranes al uso como aquel de que “el último duro se lo lleve otro”. ¿Pero era realmente el último euro?

El temor a invertir en los valores que más subieron es un error frecuente. La crisis del Covid-19 ha vuelto a poner en primer plano estas contradicciones del mundo de la renta variable y también las ha acentuado. Un mundo que ve desplomar sus tasas de crecimiento, mientras numerosos negocios se benefician de situaciones tan drásticas o inesperadas como el confinamiento de la población, la búsqueda de una medicina, una vacuna o la aceleración de procesos productivos que se preveían a más largo plazo.

El ejemplo más evidente es el de las famosas FAANG estadounidenses y el índice tecnológico Nasdaq. Este indicador sube en el año más del 22% y sus valores más famosos atraviesan un fantástico ejercicio. En ellos, no se advierte contagio de la pandemia ni de los bruscos descensos de la actividad económica. Amazon se ha revalorizado el 70%, Apple el 55%, Nefflix el 50%, Microsoft el 32%, Facebook el 27% y Google un nada despreciable 12,7%. Suculentas ganancias comparadas con un Ibex 35 que lleva perdido en el año el 25% de su valor con bancos o Telefónica perdiendo más del 40%, tras años de pésimos ejercicios en cuanto a revalorización.

Curiosamente, en esta lista de mejores valores tecnológicos del mundo se sitúa el fabricante de automóviles eléctricos Tesla, que en lo que va de este indeseable 2020 se ha anotado un alza de casi el 300%. Un valor que resume el gusto por las llamadas empresas disruptivas, que cambian las costumbres de los consumidores, y que también se verá beneficiada por el proceso de electrificación de la economía para poner freno al cambio climático. Algo que aprovecha una eléctrica preparada para el reto de las renovables como Iberdrola.

Los gestores de fondos de inversión siguen apostando por valores que pese a tener un buen comportamiento en el año, podrán seguir ofreciendo generosas rentabilidades a los inversores. Y para ello es obligado sacar la lupa y buscar tanto negocios nuevos y prometedores como aquellos tradicionales a los que el Covid-19 no les afecta o, incluso, les favorece.

Así, además de los gigantes tecnológicos de EE UU, numerosas compañías seguirán haciéndolo bien en este 2020. Firmas europeas como ASML o SAP se encuentran entre las preferencias de los expertos para invertir, beneficiadas de la mayor necesidad de tecnología que ha supuesto la pandemia y que curiosamente ha convertido a éste en un sector refugio.

Los valores biotecnológicos y de salud, en plena búsqueda de la vacuna contra la pandemia, cuentan, según los expertos, con grandes posibilidades de continuar su escalada. Se trata de hallar compañías con fuerte crecimiento en ventas, con nuevos productos que curen enfermedades muy extendidas. En Españ, es el caso de PharmaMar, aunque los expertos consultados apuestan por Horizon Therapeutics o Myovant Sciences.

La alemana Delivery Hero ha sido otro ejemplo de cómo sacar partido al confinamiento de la población con su liderazgo mundial en portales online de comida. Con la prudencia que merece toda start-up su crecimiento está siendo meteórico y apunta a una nueva forma de consumir entre la población. Se trata de otro negocio disruptivo con un gran potencial de crecimiento que se ha reflejado en el precio de las acciones. Una nueva forma de adquirir alimentos que se combina con un clásico como McDonald´s, que ha conseguido mantener una cierta actividad en su negocio apoyado también en estas plataformas online y que se aventura como una buena opción en un mundo post crisis con menos poder adquisitivo en amplias capas de la población.

Hay otras opciones tradiciones como la italiana Campari, que mantiene su filosofía de poco dividendo y compras de nuevas marcas que la han convertido un competidor mundial en bebidas espirituosas. Entre los elegidos, hay una ausencia casi total de sectores clásicos como la banca, telecomunicaciones o el castigado turismo donde el Covid-19 ha dejado sus peores secuelas.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!