10 años después de su primera boda, Luis Suárez y Sofía Balbi se casan de nuevo ante la plantilla del Barça | Gente y Famosos

El delantero uruguayo del Barcelona Luis Suárez y su esposa, Sofía Balbi, renovaron sus votos matrimoniales este jueves en Uruguay, en una ceremonia la que asistieron estrellas del fútbol mundial como el argentino Lionel Messi. La celebración, tras una década de matrimonio, se realizó en un lujoso complejo turístico en la Barra de Maldonado, cerca de Punta del Este, una zona vacacional ubicada unos 130 kilómetros al este de Montevideo.

Aficionados con camisetas del Barça y otros clubes se acercaron hasta la entrada del complejo para saludar a los jugadores, constató la agencia France Press. Desde un espacio dispuesto para que la prensa tomara fotos, se pudo divisar la presencia de compañeros de Suárez en el FC Barcelona: los españoles Sergio Busquets y Jordi Alba, y el argentino Lionel Messi, quien asistió junto a su esposa, Antonela Roccuzzo, y el hijo mayor de la pareja. Las dos familias son buenas amigas, e incluso Roccuzzo y Balbi intentaron poner en marcha un negocio en Barcelona hace un par de años: una zapatería, que cerraron menos de dos años después de su inauguración.

Según medios locales, el astro brasileño Neymar también llegó a Punta del Este en un avión privado para asistir a la fiesta, a la que acudieron alrededor de 160 personas. 

«Es un día importante para nosotros», afirmó el jugador del F.C. Barcelona cuando posó para las cámaras y agradeció a los periodistas allí presentes «por la privacidad» que la pareja pudo disfrutar en los días previos a la fiesta. Además, el delantero uruguayo resaltó «todo el esfuerzo» que hizo cuando era pequeño de «caminar mucho» y «pasar dificultades» para poder llegar hasta el lugar donde se encuentra.  

Balbi, por su parte, señaló que existen «un montón» de diferencias entre la boda que celebraron diez años atrás y la renovación de votos de esta jornada, entre ellas la presencia de sus tres hijos, Delfina, Benjamín y Lautaro. 

En un comunicado entregado a los cerca de 70 periodistas acreditados, durante la ceremonia oficiada por un cura, Suárez y Balbi intercambiaron «alianzas caladas con sus respectivos nombres, confeccionadas con oro blanco y brillantes». Además de espectáculos musicales a cargo de la cantante colombiana Karol G y el argentino Pablo Lezcano, la noche contó con lanzamiento de fuegos artificiales. Según dio a conocer la agencia Efe, los camareros y demás personal cercano a la fiesta tenían prohibido el uso de teléfonos móviles o dirigirse a los invitados. 

Después de hablar con la prensa en una carpa situada junto al hotel Fasano, donde se celebró el encuentro, Suárez, vestido con un traje de Dolce & Gabanna azul con camisa blanca y corbata oscura, y su esposa, vestida de blanco de la firma española Yolancris, accedieron al recinto, desde donde se lanzaron fuegos artificiales.

La historia de Suárez y Balbi, quienes celebrarán sus diez años de casados, nació en la adolescencia de ambos y está plagada de encuentros y desencuentros. La pareja se conoció cuando el jugador tenía 14 años y poco después se hicieron novios. Miembro de una familia numerosa, el delantero, que empezó trabajando de barrendero para ayudar a la complicada economía familiar, encontró en Sofía el motivo para huir de un entorno complicado y lo consiguió gracias al fútbol.

Ella se convirtió en «una contención para mi vida y para mi cabeza», contó el jugador a ESPN Brasil en noviembre de 2013. Cuando Balbi se mudó a Castelldefels (Barcelona) junto a sus padres, Suárez concluyó que la única posibilidad de volver a verla era convertirse en futbolista profesional y jugar en Europa.

En 2006 logró el pase al Groningen holandés, su primera etapa en el fútbol europeo, y pidió a sus ahora suegros que dejaran a su novia de 16 años irse a Holanda a vivir con él. Su carrera continuó en el Ajax y luego en el Liverpool. Fue en Anfield, con 82 goles en 133 partidos, donde se desveló como gran jugador y desde allí fue transferido al FC Barcelona. La pareja contrajo matrimonio en 2009 y tiene tres hijos.

El comunicado de prensa apunta también que todos los regalos recibidos fueron donados a la Fundación Pérez Scremini, que trabaja por la cura del cáncer infantil en Uruguay.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!